Emprendimiento, ¿Qué significa realmente emprender?

Un hombre sin una meta es un alma en el purgatorio. Cuando una persona no tiene ambiciones, metas, o un camino hacia algún sitio, se siente perdido, vacío. Es lo que les ocurre hoy en día a un gran número de personas que de buenas a primeras se encuentran en una situación de desempleo que les condena irremediablemente al ostracismo. El hecho de dejar de tener empleo, supone una modificación brutal de los paradigmas preestablecidos, y sume en una depresión y sensación de impotencia.

Afortunadamente, muchos de los perjudicados por esa situación, se desmarcan de la inmensa mayoría y eligen la opción del emprendimiento. Desde luego es una opción valiente y osada, y no exenta de incertidumbre. Cuando alguien inicia una aventura emprendedora, debe ser consciente de lo que ello supone. Sobre todo debe ser consciente de que es necesario tener algo que ofrecer, y ese algo debe ser novedoso, excelente, necesario y accesible. Además, el camino del emprendimiento implica dominar diversos ámbitos, entre ellos el financiero.

Son muchos los emprendedores que arrastrados por su pasión y su proactividad, inician un proyecto que por desgracia no es analizado, planificado ni presupuestado, con lo que el fracaso termina siendo cuestión de tiempo. La mejor fórmula para cubrir todas las necesidades entorno al emprendimiento, es formar un equipo multidisciplinar excelente. En otras palabras, rodearse de los mejores. Una vez cubiertos todos los campos que abarca el hecho de emprender, se estará en disposición de enfrentarse a las complejas situaciones que sin duda se nos presentarán.

Florecer en la adversidad.No hay secretos en el mundo del emprendimiento, puesto que la regla de oro del empresario consolidado es la misma para el nuevo emprendedor. Aprovechar y fomentar el auténtico valor de las personas, de las relaciones, generar confianza y aportar siempre y en todo momento lo mejor de uno mismo, pues es una actitud que siempre se torna recíproca. Emprender es algo tan duro como maravilloso. El verdadero emprendedor disfruta de un modo inigualable la evolución de su idea, sobre todo cuando esas ideas evolucionan, obtienen un retorno, y permiten la contratación de otras personas con todo lo que ello conlleva. Es difícil expresar lo que supone un proyecto para un emprendedor, ya que a pesar de las dificultades, fracasos, días aciagos y desengaños, la pasión por hacer grande una idea y un proyecto propio, es una de las cosas que generan más motivación y felicidad a una persona.  Esto sucede porque la nueva meta que nos fijamos, no es una meta cualquiera. La hemos ideado nosotros, la hemos creado y la vemos crecer, mientras nosotros mismos crecemos y evolucionamos con ella.

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *