Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo.

Las iniciativas ciudadanas como la Caña Social (actividad mensual de encuentro entre emprendedores, de caracter informal) , donde recientemente asisti, esta impregnada del sentimiento, “mejor acompañados que solos” , que deberia estar simpre presente a la hora de emprender, y acompañarnos en el desarrollo de nuestros proyectos empresariales.

caña_social_el pais de las ideasComo ellos mismos lo describen: “No hay nada mejor que el calor de los sueños y proyectos compartidos, para vencer el duro invierno … esa fue la grata sensación vivida en la Caña Social en Valencia, donde más de 28 personas compartimos nuestras ideas y nacieron muy buenas sinergias. Gracias a todos por ser parte de esta iniciativa y darle vida en cada encuentro!!! ”

logo_pais de las ideas y mensajeEn el pais de las ideas colectivo organizador de la caña social se busca que paso a paso vamos construyendo nuestra propia Red de Emprendimiento, Confianza y Apoyo… primero con pequeñas acciones y luego ir avanzando…

Os dejo unas fotos del encuentro, donde trasciende su lema, que tambien hago mio: ” Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”.

Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo” caña_social_el pais de las ideas

caña_social_el pais de las ideas

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Qué hacer cuando las cosas no salen como esperabas…

¿Qué puedes hacer cuando tras un cambio te encuentras con que las cosas no son como esperabas? Cuando te sientes decepcionada en tu nuevo puesto de trabajo, por ejemplo, y justo acabas de empezar o llevas poco tiempo.

Superar el agobio.

Me lo preguntaba hace poco una lectora y puede que tu estés o hayas pasado por la misma situación. ¿Qué hacer entonces? Porque si acabas de llegar no te vas a marchar ya, ¿no? ¿O sí?

Es una situación muy frustrante y estas son mis sugerencias si este es tu caso:

1. No te recrees en la decisión tomada.

En este momento es fácil dejarse llevar por el arrepentimiento y empezar a darle vueltas a por qué decidiste hacer el cambio, culpándote a ti misma o a otros. Entiendo que es difícil no hacerlo pero es inútil, no te lleva a ningún sitio y solo trae resentimiento cuando lo que necesitas es una solución. Así que pasa página y céntrate en el presente.

2. ¿Puedes hacer algo para mejorar tu situación?

A veces necesitamos un tiempo para reubicarnos, adaptarnos y asumir el nuevo rol, es decir un periodo de transición después del cual te sientes de nuevo como pez en el agua. Porque aunque el cambio haya sido decisión tuya, toda situación nueva conlleva un periodo de adaptación y quizá solo necesites un poco más de tiempo.

Otra opción es que no hayan quedado claras las condiciones de esa nueva situación, entonces es momento de aclararlas, cuanto antes mejor, para que puedas decidir si seguir o no porque no era lo pactado.

En el caso de que sí sea lo pactado pero no te satisfaga pasamos al siguiente punto.

3. Analiza las alternativas que tienes.

Toca ser realista, si no puedes cambiar lo que no te satisface y si no es cuestión de adaptación, entonces ¿qué alternativas tienes? Aguantarte e intentar mejorar las circunstancias, empezar a buscar otra cosa o a formarte de nuevo. Por supuesto da pereza y no te apetecerá nada, pero ¿qué otras opciones tienes? Si de verdad te sientes frustrada y no te gusta nada lo que haces es hora de cambiar, y da igual si llevas mucho o poco tiempo así.

No es necesario que pasen muchos años para hacer un cambio, no necesitas ninguna justificación ni aguantar solo porque “llevas poco así”.

Si estás segura de que lo que haces no es lo que quieres y que no va a mejorar hagas lo que hagas, ponte manos a la obra y a buscar algo nuevo. ¿Se te ocurre otra opción?

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Frases inspiradoras… frases para la reflexión… frases para debatir…

Recientemente me encontre un articulo en el que se realizaba una amplia enumeración de frases de las que entiendo se puedes sacar mucho provecho.

Nunca es tarde para dedicarle un tiempo a reflexionar, a inspirarnos o debatir… por lo que he decidido trasladaros alguna de ellas que me han servido para tener la mente ocupada a lo largo de los ultimos dias, espero tambien os sirvan de inspiración y disfruteis desmenuzandolas o comportiendolas.

No tienes que controlar tus pensamientos; solo tienes que dejar de permitirles que te controlen a ti. Dan Millman.

No te creas todo lo que piensas. Anónimo.

Cuando cambias el modo en que ves las cosas, las cosas que ves cambian también. Wayne Dyer

El único modo de salir es a través. Robert Frost

Actúa del modo en que deseas sentirte. Gretchen Rubin

Si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre obtendrás lo que siempre has tenido. Steven Hayes.

La preocupación no elimina el dolor del mañana, sino que elimina la fuerza del hoy. Corrie ten Boom

Respirar lentamente es como un ancla en medio de una tormenta emocional: el ancla no hará que la tormenta se vaya, pero te mantendrá firme hasta que pase. Russ Harris.

Si un problema puede solucionarse, si la situación es tal que puedes hacer algo al respecto, entonces no hay necesidad de preocuparse. Si no puede arreglarse, entonces preocuparse no tiene utilidad alguna. Dalai Lama.

La vida es un diez por ciento lo que experimentas y un noventa por ciento cómo respondes a ello. Dorothy M. Neddermeyer

No anticipes los problemas ni te preocupes por lo que pueda suceder: mantente bajo la luz del sol. Benjamin Franklin.

Un día de preocupación es más agotador que un día de trabajo. John Lubbock

No puedes retorcerte las manos y arremangarte al mismo tiempo. Pat Schroeder.

Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron. Michel de Montaigne.

La regla número uno es: no te preocupes por las cosas pequeñas. La regla número dos es: todo son cosas pequeñas. Robert Elliot

Cuando uno siente un gran temor de lo que es inminente, uno siente cierto alivio cuando el problema ha llegado. Joseph Joubert.

El buen humor es un tónico para la mente y el cuerpo. Es el mejor antídoto para la ansiedad y la depresión. Grenville Kleiser.

Miedo, ansiedad y neurosis: simplemente los llevas en la maleta cuando eres un actor. Laura Linney.

La credibilidad en tu negocioEn el momento en que empecé a tratar mi trastorno de ansiedad social, empecé a sentirme mejor. Ricky Wolliams.

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Guia para soñar en tiempos dificiles.

Hay ocasiones en que no viene nada mal que nos recuerden como podemos alcanzar nuestros sueños…

Guia para soñar

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La motivación ante el abismo de los nuevos proyectos.

¿Estás pensando en cambiar de trabajo o incluso en empezar tu propio negocio pero te da miedo no encontrar nada, que no funcione bien y quedarte en una especie de “limbo económico”?

Ese es uno de los grandes temores cuando tienes que hacer un cambio y, como mencionaba hace tiempo en otro artículo, la sensación es similar a la de lanzarte al vacío, ¿verdad? Aunque a mi me gusta más la comparación con el trapecista que suelta un trapecio para agarrarse a otro y ese momento en el que está en el aire sin apoyo alguno…

la motivacion

http://www.freeimages.com/profile/mattox

La cuestión es que es normal que esa sensación te produzca intranquilidad o miedo. Siempre digo que no somos máquinas que vayamos por ahí sin sentir ni padecer. Así que pretender hacer un cambio de ese tipo sin preocuparse es poco realista. Obviamente la situación mejora cuando ya tienes algo más o menos seguro, pero aun así tendrías algún tipo de miedo: a fracasar, a arrepentirte, a no estar a la altura, etc.

Acuérdate, el miedo no desaparece, se sustituye por otro y lo mejor es seguir adelante a pesar de ese miedo, no esperar a que desaparezca.

De todas formas, esto es lo que puedes hacer para atreverte y que te cueste menos:

1. Ten una red de seguridad

Si puedes antes de hacer el cambio, de dar el salto, ahorra para que puedas estar un tiempo sin cobrar y sin estresarte por ello. La verdad es que es muy diferente empezar algo nuevo sin estrés porque se te acaba el dinero. Con estrés no piensas con claridad. Por eso a veces merece la pena esperar un poco más mientras te haces con un colchón económico.

Otra opción es pedir un crédito o un préstamo a un familiar. Yo personalmente prefiero evitarlo y partir de lo que yo tengo y puedo, te recomiendo no endeudarte porque entonces volvemos a las mismas; pero es decisión tuya.

2. Descubre tu gran porqué.

¿Recuerdas que lo he mencionado muchas veces? Cuando tienes claro por qué quieres hacer algo, eso se convierte en tu motor en los momentos bajos. Y con “tu por qué” me refiero a una razón verdaderamente fuerte, sea la que sea, una razón que te diga: esto lo voy a conseguir sí o sí por…

Y que cuando la digas te enciendas. Nada de porque estoy aburrida, porque quiero más dinero, algo que te de fuerza y eso solo lo puedes decir tu, puede ser una razón altruista o egoísta, da igual, lo importante es que te de fuerzas. Que cada vez que la digas tu vocecita interna te diga “¡eso es!” Como por ejemplo:

– Porque yo he nacido para esto y me lo merezco.

– Porque quiero callarles la boca a todos y demostrarme que puedo.

– Porque quiero cambiarle la vida a otras mujeres.

– Porque quiero vivir rodeada de lujos.

– …

Y no voy a parar hasta conseguirlo.

Lo que te inspire a ti, no hay nada incorrecto.

3. Rodéate de gente que te entienda y apoye.

Esto supone una diferencia enorme, lo bien que te sientes entre personas que están pasando por lo mismo que tu. Te sientes “normal” y apoyada. No hay críticas ni desánimo, sino apoyo e ideas, y eso hace que estés más motivada, que sientas que tienes una red segura si te caes y que te lances a por más. No falla.

Y si nada de esto te funciona entonces plantéate bien ese cambio. ¿De verdad es lo que necesitas? Quizá mejorando parte de la situación se produzca el cambio que buscas. A veces cambiar tu actitud o mejorar otro área de tu vida tiene el efecto que quieres. Sobre todo en lo relativo a dejar un trabajo con un sueldo estable y empezar tu negocio tienes que tener claro que no es para todo el mundo, por una sencilla razón: tener tu propio negocio implica saber convivir bien con la incertidumbre económica y hay personas para las que eso supondría un estrés y angustia constantes.

¿Cómo puedes saberlo? En mi experiencia si la incertidumbre te da un poco de miedo y mucha emoción vas por buen camino. Sin embargo si solo te produce angustia y la idea de no contar con un sueldo fijo te aterra, piénsatelo bien. Tener tu propio negocio implica, sí o sí, saber convivir y disfrutar con la incertidumbre.

Aquí no hay respuesta correcta o incorrecta, lo que mejor te haga sentir es lo que vale.

¿Qué vas a hacer al respecto? Cuéntamelo en los comentarios más abajo : )

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Paradoja del Enganchate…

Hoy voy a plantear un dilema, un problema, una paradoja, que desde hace cierto tiempo me acompaña, y a la cual llevo intentando dar contestación, pero no he sido capaz de solventar –> La Paradoja del Enganchate…

caña_social_el pais de las ideas

La verdad supone una fuente de desasosiego en mi día a día, importante, aunque no sea un problema que me afecte personalmente, ni sea un problema de tal calado que suponga un bloqueo de mis actividades diarias, me preocupa.

Recientemente participe en unas jornadas sobre los modelos de desarrollo local y su puesta en marcha,  mi compañera de asiento, a partir de un comentario de la ponente, me comento, “somos muchos”, a lo cual respondi, “no estoy de acuerdo, somos pocos”, me miro con estrañeza y asombro, y no pude comentarle mucho mas, la ponencia estaba enmarcha y no era cuestión de ponernos a debatir alli mismo (en realidad en la ponencia eramos 12 personas, de las cuales 4 eran del organización), pero el comentario era en relación a las personas vinculadas con la accion social, el cambio de modelo, la economia del bien común, el desarrollo local y todo lo relacionado a su puesta en marcha.

Por eso me decido a plantearos a todos vosotros la cuestión y la paradoja.

En muchos de los eventos, por no decir, todos, en los que participo, identifico un sentimiento de comunidad y compromiso, una voluntad de comunicar algo que pensamos es muy importante no solo para nuestras vidas, sino para toda la sociedad–>  Se necesita realizar un cambio social y de forma de entender el modelo económico y nuestras vidas. Pero hasta que este mensaje no tenga calado, en un porcentaje importante de la sociedad… no conseguiremos nada… y bajo mi punto de vista, ese calado ha de ser muy importante para poder realizar los cambios que proponemos, de hay mi comentario “somos pocos”.

Es en este enclave donde surge la Paradoja del Enganche… los que proponemos, somos y estamos, y nuestras actividades van dirigidas a comunicar este mensaje, diariamente, semanalmente, mensualmente, pero los que lo desconocen, ni lo saben, ni lo conocen, ni se les espera… en todas nuestras actividades, proponemos la participación y la difusión de este mensaje con diferentes enunciados, pero baja mi punto de vista, simpre con un fondo común; “participa en el cambio, no te quedes parado, vale la pena”.

Y ahora os planteo el dilema, la paradoja, como podemos enganchar a todas esas personas, que estan en confortablemente asentadas, en su espacio de confort y desconocen el planteamiento del cambio, no han oido hablar de nuevos modelos, que las cosas se pueden hacer de otra manera, que tenemos ante nosotros una gran oportunidad de cambiar y mejorar como seres humanos … la sociedad de los valores …???

Bueno, ya lo he soltado… espero no quedarme solo… hay alguien… ;-).. seguro que si…

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cómo empezar a cobrar por lo que haces.

¿Llevas un tiempo haciendo las cosas gratis y te gustaría empezar a cobrar ya? Me preguntan muchas veces cómo pasar a cobrar por tus servicios cuando has estado ofreciéndolos sin coste alguno. Quizá porque estabas haciendo prácticas, o porque no te atrevías a cobrar o te sientes culpable o algo similar.

Cobrar lo que haces ???

Es algo muy frecuente y normal, no creas que eres la única, pero sí es cierto que esa situación tienes que cambiarla cuanto antes por dos razones:

1. Si quieres vivir de tu profesión tendrás que cobrar. Si no, como digo a menudo, no tienes un negocio tienes una afición y, además, cara.

2. Tus clientes actuales se pueden sentir molestos si, de repente, y sin previo aviso empiezas a cobrarles por algo que hacías gratis.

Pero que eso no te asuste, si ese es tu caso esto es algo que puedes hacer:

– Avisar siempre con antelación.

Puedes decir algo así como:

Quería informarte de que a partir de X mes mis sesiones/programas/servicios dejaran de ser gratuitos. Me encantaría que siguiésemos trabajando juntas porque en este tiempo has logrado A, B y C y podemos lograr mucho más. Si te parece bien y estás interesada a partir de X mes la tarifa será de X euros.”

En este punto tienes la opción de ofrecerle un ahorro durante un tiempo limitado. Por ejemplo, puedes continuar el mensaje anterior diciendo:

“Como agradecimiento por este tiempo que hemos trabajado juntas, durante el 1º mes/la primera sesión/… tendrás la tarifa especial de X euros, a partir de ahí el precio será el establecido. Quedo a la espera de tu respuesta y si ya no te interesa decirte que ha sido un placer trabajar contigo“.

Como ves es una manera asertiva y educada de decirlo. El resto depende de la otra persona y tienes que estar dispuesta a dejar marchar a algunos clientes, porque no todos querrán dar el paso y está bien, es normal. Cuando eres una profesional y cobras por tus servicios eres consciente de eso y lo aceptas.

– Si te sientes culpable…

Algo también muy frecuente, piensa que hay muchas formas de ayudar gratis y que tu estés en la bancarrota no es una de ellas.

Puedes dar charlas gratuitas, escribir un blog con recomendaciones, un podcast, vídeos, tener un número LIMITADO de clientes gratuitos al mes, hacer donativos (anónimos o no).

Tu decides, hay muchas formas, pero no cobrar lo único que hace es devaluarte profesionalmente.

Lo que yo siempre recomiendo si haces algo gratis es hacerlo de forma limitada, ya sea a un número limitado de clientes o durante un tiempo limitado, pero no lo hagas por vergüenza o miedo o porque no sabes cómo o cuánto cobrar, eso no es nada profesional y si quieres dedicarte a ello tienes que empezar a tomar decisiones como una mujer de negocios seria. Empieza con un mensaje como el que te sugiero y ponte en marcha ya.

¿Qué te parece? Qué es lo que más te cuesta a ti? Cuéntamelo aquí abajo para poder ayudarte más con otros artículos.

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cómo tomar una decisión importante en 4 pasos

La toma de decisiones es uno de los procesos que más angustia a muchas personas, especialmente si hablamos de una decisión importante que puede suponer grandes cambios en tu vida personal o profesional. De hecho, es algo que te puede mantener paralizada mucho tiempo y por eso es un tema que me interesa especialmente porque mientras estés paralizada e insatisfecha tu vida sigue pasando…

Aunque ya he escrito varios artículos sobre el tema, la semana pasada vi un vídeo en el blog de Maria Brilaki donde entrevistaba a la doctora Tracy Thomas sobre ese tema, y me han parecido muy interesantes los 4 pasos que menciona para tomar una decisión importante, así que los comparto contigo junto con mis reflexiones personales.

Decisiones importantes

Uno de los problemas a la hora de tomar decisiones importantes, como un cambio de carrera por ejemplo, es el miedo a que las cosas vayan mal, a las críticas de los demás, a arrepentirte etc.

El miedo hace que no pienses con claridad y que , aunque en el fondo sí sepas lo que quieres (de hecho tengo comprobado que la mayoría de mis clientas normalmente saben lo que quieren, y cuando se sienten escuchadas y en confianza lo descubren), sigas paralizada. Por eso, el primer paso es deshacerte de ese miedo. ¿Y cómo? Contestando a la primera pregunta:

1. Esta decisión, este cambio, ¿conlleva un peligro de vida o muerte?

Eso es lo verdaderamente importante y ya sabes que en la gran mayoría de los casos la respuesta es NO. No, no va a peligrar tu vida ni la de los tuyos y no, no vas a acabar viviendo debajo de un puente. (Si es que sí, obviamente la respuesta a la decisión sería que no, no hace falta ni decirlo.)

Eso debería centrarte un poco. Y sí, puede que tengas que hacer cambios importantes en tu vida y tus rutinas, y que tengas que salir de tu zona de confort, y que tengas que hacer cosas fuera de lo habitual, pero tu vida no peligra.

Una vez tengas eso claro, pasamos al siguiente punto. ¿Qué pasa si, aunque tu vida no peligre, sigues sin tener ni idea de qué hacer, de qué decisión tomar? Pasamos a la siguiente pregunta (que me encanta):

2. ¿Cual de las opciones sientes que es un sí?

No nos engañemos, muchas veces en el fondo hay una opción que te emociona, que sientes que es un sí, que eso es lo que quieres. ¿Qué decisión te emociona y sientes tuya? Y sí, en la gran mayoría de los casos lo sabes, sé sincera contigo misma.

Y ¿qué pasa si no hay ninguna opción que te parezca un SÍ bien grande? Entonces pasamos a la 3º pregunta…

3. ¿Qué es un SÍ para ti?

Volvemos a lo de siempre, si no sabes lo que quieres, te resultará muy complicado tomar una decisión. Así que si la pregunta anterior te ha dejado igual de confusa, es hora de concretar. ¿Qué es un sí clarísimo para ti?

O qué sería un sí, qué haría que una de las opciones fuera un sí. Porque una cosa está clara, lo que no es un sí es un no, al menos por el momento. Así que piensa qué es un sí para ti.

Y por favor sé realista, estamos buscando una solución lo suficientemente buena para tu satisfacción personal o profesional, no la solución perfecta. Ya he hablado de que buscar lo perfecto te deja exactamente donde estás, sin hacer avances de ningún tipo. Así que no me vale, sería un sí si tuviera un millón de euros. Piensa en tu situación y circunstancias actuales, que son las que cuentan.

Además esta pregunta es importante porque a lo mejor estabas considerando ciertas opciones y al pensar así se te abren nuevas posibilidades que no habías tenido en cuenta. O porque a lo mejor te has dado cuenta de que va a ser que no pero por fin has aprendido cuál sería el sí. Por fin has aprendido qué es lo que quieres, ahora que te has parado a pensarlo. Porque es muy frecuente saber lo que no quieres pero no lo que quieres, ¿verdad?

Y ¿qué hacer en ese caso? Cuando sabes que no es un sí del todo, que vas por buen camino pero falta algo o simplemente que no estás segura… En ese caso:

4. Haz lo que esté más cerca del SÍ.

Hasta que consigas más datos o más experiencia y puedas modificar tu trayectoria si es necesario. No tengas miedo de tomar una decisión que te acerque a tu SÍ, ya sabes que no puedes corregir el camino si no estás en marcha, y mejor estar cerca que seguir estancada, especialmente si la respuesta a la primera pregunta era un no…

Así que si esta es tu situación piensa detenidamente cada pregunta y cuéntame en los comentarios cuál de los 4 puntos te ha ayudado más…

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Emprender ¡¡ Mola mucho !!

Hoy no tengo muchas ganas de escribir, pero he encontrado este video que me ha subido la moral. Espero que os guste…

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | 1 comentario

Cómo gestionar los altibajos en tu negocio o profesión.

Uno de los sueños de toda emprendedora es tener unos ingresos estables mes a mes. La estabilidad es algo que todas buscamos tanto a nivel profesional como empresarial. Incluso aunque seas más inquieta y vayas haciendo cambios a menudo, siempre buscas cierta estabilidad aunque sea por poco tiempo. No me refiero a pasarte toda la vida con las misma condiciones inalterables (muchas personas buscan precisamente eso y lo tiene más difícil, porque cambios va a haber sí o sí.)

Superar el agobio.Una de las cosas que he notado tanto en mi propio negocio como hablando con mis clientas es que todas repetimos ciertos patrones o ciclos muchas veces sin darnos cuenta. Por ejemplo, como me comentaba una clienta hace poco hace poco acerca de mantener la energía en su negocio. A ella le sucedía que trabajaba muchísimo un tiempo para acabar agotada y tener que tomarse un descanso con lo cual las ventas se resentían.

Situación que también puede pasarte a nivel profesional, trabajar tan intensamente durante un tiempo que luego ya no rindas igual y se resientan tus resultados (por no hablar de tu salud). Y ahí es donde entran los altibajos, meses de buenos resultados y trabajo y meses o semanas de “bajón”, no hay estabilidad, es una montaña rusa.

¿Y qué pasa cuando tienes estos altibajos? Cuando tienes meses sin ingresos o sin clientes o tan cansada que pierdes la motivación. Que aparecen el miedo, las dudas, el estrés, no piensas estratégicamente y no tomas las mejores decisiones.

Algo muy frecuente, especialmente cuando inicias tu negocio, aunque te puede pasar en cualquier momento y tengas la experiencia que tengas. La cuestión es que los altibajos, especialmente los económicos, son una de las causas de estrés, frustración y miedo en las empresarias o autónomas y también de muchas mujeres profesionales que trabajan por cuenta ajena. ¿Te sientes identificada?

Entonces, ¿qué puedes hacer para superar estas etapas de altibajos o los miedos y dudas que aparecen? ¿Hay algún método para superarlos o, directamente, evitarlos?

En mi experiencia, lo que más me ha ayudado con mis dudas y miedos y con los altibajos es:

1. Ser capaz de reconocer y aceptar los ciclos de mi negocio y tener estrategias para seguir adelante.

Porque todos tenemos bajones, ya sea a nivel personal o profesional y no tiene sentido resistirse, como dice el dicho “lo que resistes, persiste”. Lo importante es que te des cuenta de lo que está pasando, que respires hondo y pienses qué vas a hacer para solucionarlo. En lugar de estresarte pensando por qué las cosas no funcionan, por qué este mes no has tenido ingresos, por qué…

Además en el momento en que empiezas a ser consciente de que efectivamente hay unos ciclos que vas repitiendo, que “cada vez que pasa X, yo actúo así” te resulta fácil identificarlos y poner manos a la obra para solucionarlos.

2. Tener un buen plan para evitarlos en la medida de lo posible.

Por ejemplo, en el caso de esta clienta que trabaja intensamente durante ciertos períodos de tiempo y luego se toma un descanso que da lugar a un parón en sus ventas, ¿cuál es la solución? Primero darse cuenta de que ese es su patrón de trabajo y a partir de ahí organizarse bien para trabajar a un ritmo más estable con el que se agotes menos y no se resienta (o no tanto) su negocio. Porque es una pena que empeoren tus resultados, tu motivación y tu salud por no ser capaz de  organizar bien tus esfuerzos. Pero claro hasta que no te das cuenta no puedes hacer nada al respecto.

Es importante entonces que analices por ejemplo tu último año y reconozcas patrones que se repitan. Puede ser, por ejemplo, que que cada vez que tengas un ingreso grande aparezcan más gastos de lo previsto, o que cuando las cosas van bien te pongas a discutir con tu pareja; o que cada vez que te ofrecen un trabajo bueno haces algo para que no salga bien…

Hay muchas formas distintas dentro de este tipo de comportamiento que no es otra cosa que autosabotaje. No es más que miedo de algún tipo y aunque ahora no vamos a entrar en qué tipo de miedo es (al éxito, al fracaso, a no estar a la altura…), mi objetivo es que te des cuenta cuando suceda, para que la próxima vez que pase sepas reconocerlo y, una de dos:

  • Aceptes que va a haber un bajón y cuando llegue estés preparada tanto a nivel económico (ahorrar para las vacas flacas) como mental, para no dejarte hundir.
  •  Cambies de estrategia para que no hay un parón tan brusco y las consecuencias no sean tan visibles.

Así estarás más tranquila y tendrás un mejor control de la situación. Merece la pena.

Así que cuéntame en los comentarios qué patrón o ciclo sigues tu en lo que se refiere a tu negocio o profesión, y dime una sola cosa que puedes empezar a hacer para evitar que se repita o para suavizar las consecuencias.

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario