Como dejar de preocuparte por tus problemas (y empezar a solucionarlos).

Seguro que de vez en cuando tienes etapas en las que aparecen obstáculos o problemas de distinta categoría que, aunque no sean necesariamente importantes, te preocupan o te estresan. Puede ser que haya aparecido un gasto imprevisto, que se te haya estropeado algo, que tengas un bajón de clientes…. De repente parece que las cosas no van bien y te estás agobiando.

Obviamente todos tenemos problemas, y no hay ni que decir que esperar no tenerlos nunca es totalmente absurdo e irreal. La cuestión entonces radica en lo que haces cuando surgen esos problemas, en tu actitud ante ellos. Ya sabemos que un cambio de actitud hace maravillas, pero ¿cómo lograrlo?

Soluciona tus problemas

Como siempre, fácil no es pero hace poco leí dos opciones que me parecieron interesantes. Estas son:

1.  Cambia tu concepción de problema, redefínelo.

Las palabras tienen mayor poder emocional del que nos creemos. Si recuerdas, en otro artículo mencioné cómo cambia la situación si en vez de pensar que estás “nerviosa” (antes de una charla, por ejemplo), piensas que estás “emocionada”. Es algo que funciona muy bien y en este caso puedes hacer lo mismo.

Steve Chandler en su libro “Time Warrior” sugiere que en lugar de pensar en un problema, con todas las connotaciones negativas que ello conlleva (porque esa palabra siempre la asociamos con cosas negativas y, por tanto, mejor no tenerla en mente), pienses en un proyecto.

Sí, un proyecto, que puede ser difícil y puede no gustarte. Pero ¿te das cuenta de la diferencia?

Emocionalmente, un proyecto es algo más emocionante y divertido que un problema. Te permite salir del estancamiento y bloqueo mental y empezar a pensar en cómo llevarlo a cabo (es decir en cómo acabar con el problema), ¿o no? A lo que hay que añadir  los sentimientos de realización y autoestima cuando acabamos un proyecto.

Una sola palabra puede suponer un gran cambio en tu percepción, en tu actitud y en tus resultados. No es lo mismo problema que proyecto. No es lo mismo obsesionarte y agobiarte pensando en que tienes un problema y que no sabes qué hacer, o en por qué tienes tantos problemas o cualquier otro tipo de pensamiento victimista, que verlo como un desafío, un proyecto que hay que acabar. Pruébalo.

2. Considéralos algo fascinante, un objeto de estudio.

Me parece que fue en uno de los newsletters de Suzanne Evans donde ella comentaba que ya que problemas vas a tener sí o sí, por qué no empezar a considerarlos como algo fascinante que aparece en tu camino. Sí, fascinante. A mi esta forma de verlo me encanta. Cuando tengas una de esas etapas en las que aparecen obstáculos o problemas de distinta categoría en tu vida (y cuanto más estresada estás más suelen aparecer, ¿verdad?), en lugar de agobiarte y estresarte aún más por qué no pensar: “Fascinante, mira lo que aparece ahora para ponerme las cosas interesantes. ¿Qué puedo aprender de esto?”

Al considerarlo algo fascinante tu actitud cambia, por lo menos hace que te tomes las cosas de otra forma y ya sabemos que ahí reside todo, en tu actitud. Mejor estar divertida o intrigada que estancada, ¿no? Mejor preguntarte qué puedes hacer al respecto, qué puedes aprender o por qué aparecen ahora tantos obstáculos, que estar lamentándote. Quizá te hayas relajado y hayas pasado por alto cosas importantes, quizá sea momento de hacer un parón y recargar pilas. La cuestión es que verlo de esta forma te hace pensar de otra manera y ahí es donde empiezan los cambios.

Por supuesto hay problemas y problemas y no pretendo solucionar el mundo. Hay determinadas situaciones que requerirán otro tipo de medidas, pero si te acostumbras a pensar así ante pequeños problemas, quizá cuando aparezca uno mayor lo sepas llevar mejor, ¿no crees?

Aparte de esto, no hay que olvidar que los problemas te hacen más fuerte, más segura de ti misma. Como dice Steve Chandler, los problemas en realidad son buenos para nosotros, pero no somos capaces de darnos cuenta (excepto cuando les pasan a otros) debido a las connotaciones emocionalmente negativas de la palabra. Así que ya sabes, a partir de ahora prueba con una de estas opciones, a ver si cambia algo…

Cuéntame en los comentarios cuál te gusta más y si te ha dado resultado. A mi la de “fascinante” sí : )

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Tienes miedo a hablar en público? últimas claves para superarlo

Es muy frecuente que dominados por la presión, sintamos miedo de quedarnos en blanco, sin saber qué decir ni como continuar, como si no supiéramos de qué estamos hablando ni el orden ni la estructura de aquello que queríamos contar.

HAblar en publicoNos encontramos frente al consejo de administración de nuestra empresa, ante un tribunal de oposiciones, un auditorio de una universidad importante y de repente no sabemos por donde salir. Somos víctimas de un bloqueo.

Previamente hemos estudiado el tema, estamos muy documentados, además lo hemos investigado en profundidad y nos hemos adelantado a posibles preguntas del público, y hemos decidido incluir cifras interesantes (mejor pocas). Parece todo controlado pero con el micrófono delante y muchas miradas pendientes de nosotros nos sentimos incapaces de empezar a contar nuestro discurso.

La mala noticia es que estamos siendo presas del pánico.

La buena, es complemente normal que nos suceda. Los nervios nos ponen en alerta, funcionan como un mecanismo defensa que nos dice “hazlo bien, no te puedes relajar”.

Este temor al olvido en bloque de todo nuestro discurso tiene solución con ciertas técnicas:

No memorices todo tu exposición punto a punto. Es preferible retener las 4-5 palabras clave y las ideas esenciales que quieras desarrollar, resulta mucho más fácil que aprenderse largos párrafos.

Usa fichas o notas de apoyo. Si optas por folios, enuméralos, mejor que graparlos, así podrás manejarlos más cómodamente. Ensaya varias veces la presentación con las fichas, no con los folios completamente redactados porque ese será el material que uses en tu intervención.

Estructura minuciosamente lo que quieres decir: inicio, desarrollo, final y conclusiones. Ese guión con frases cortas, las palabras claves debe contener las ideas básicas para al presentar tu tema. Así evitarás olvidos y desorganizaciones.

Ensaya primero ante el espejo y/o grábate en vídeo. Así te oirás una y otra vez y sabrás con antelación que es lo que va a continuación, paso a paso. Olvida las vergüenzas y no seas tu propio enemigo porque se trata de dar lo mejor de ti el día de la presentación.
Ensaya después con colegas o compañeros. Pregúntales sus impresiones, requiere su sinceridad, apela a su sentido crítico.

Habla con otras personas del tema que vas a exponer. Es la mejor manera de interiorizarlo, lo llevaras en tus pensamientos hasta el “Dia D”. Así conseguirás expresividad y relajación porque notarás que dominas el tema, que eres el mejor en eso y se lo puedes contar a los demás como si fueran tus amigos.

Bebe agua antes de empezar. Mitiga la sensación de miedo escénico, reduce la boca seca, y te hidrata. Llévate una botella siempre a mano o pídesela al anfitrión.

Establece contacto visual con toda tu audiencia antes de empezar. Mira a ambos lados de la sala, de principio a fin, de izquiera a derecha y varias veces. Cuando comiences a hablar “serán menos desconocidos”. Si sabes de alguien que vaya a verte, salúdalo antes, habla con el un poco y te “sentirás menos solo”.

Esperamos que con estos sencillos trucos os resulte más sencillo superar el bloqueo.

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Creo que no hay mas que decir…. El trabajo del futuro.

En ocasiones nos encontramos con documentos que no necesitan explicación, adjunto os presento un video sobre lo que creo que sera el concepto del trabajo en el fututo o más bien… puede ya ser claramente, una realidad.

Que opinais…

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sabes como identificar la mejor opción para iniciar tu proyecto

Una de las preguntas que suelo hacerme a menudo es cómo identificar la mejor opción para llevar a cabo un proyecto, ya sea personal o profesional. Es una pregunta difícil de responder a nivel tan general porque cada uno tenemos nuestras necesidades, prioridades y concepto de éxito.

Hay veces en que tienes claro lo que quiere hacer y solo te falta saber cómo, pero otras veces lo que quieres es un cambio, es iniciar un proyecto nuevo y quieres identificar la mejor opción antes de dar el salto.  En mi opinión el problema en sí es esa mentalidad, la de querer encontrar lo mejor antes de hacer un cambio. Por varias razones:

Tengo una idea

1- Si no tienes una bola de cristal ni tu ni nadie podrá saber qué es realmente lo mejor antes de tiempo.

2- Aspirar a lo mejor te hará tener expectativas demasiado altas, no ser realista y dejar que el perfeccionismo te mantenga paralizada.

3- A veces distintas opciones pueden ser igualmente buenas. Considera la posibilidad de poder sentirte feliz y realizada haciendo cosas muy distintas. Por ejemplo, como científica me sentía profesionalmente realizada, pero ahora también me siento así como coach y mentora, algo que es completamente distinto. Son profesiones muy diferentes y ambas tienen sus pros y sus contras, lo que no quiere decir que no pueda ser feliz y sentirme realizada con ambas, aunque impliquen distintas cosas.

Aparte de estas tres razones por las que no es bueno pensar así, sí hay cosas que puedes tener en cuenta para que dar el salto te de menos miedo. Eso sí, ten claro que siempre tendrás dudas y miedos, son parte del camino y pretender que desaparezcan sólo hará que sigas sin avanzar. Como siempre digo, hay que avanzar a pesar del miedo y las dudas, no esperar a que desaparezcan. Lo que sí puedes hacer es:

  • Determina cuál de los proyectos que estás considerando concuerda con el estilo de vida que quieres. Ya que vas a hacer cambios, que el resultado encaje con lo que quieres. Piensa también cuál de ellos te hace especial ilusión, de forma que para ti merezca la pena ya solo intentarlo. Obviamente todos queremos que salga bien, pero como te digo eso no te lo puede asegurar nadie, así que por lo menos que sea algo que te hace ilusión hacer y que merecerá la pena pase lo que pase.
  • En el caso de un negocio puedes hacer un estudio de mercado y recabar información para asegurarte de que es algo para lo que hay demanda. Eso es primordial, hablar con la gente y escuchar lo que de verdad quieren, no lo que tu crees que quieren.
  • Para empezar un nuevo proyecto profesional puedes hablar con gente que ya se dedique a eso para saber de primera mano cómo es vivir de esa profesión y qué implica. Obtén toda la información práctica posible, compárala con tu situación actual y lo que quieres de tu carrera y estilo de vida, prepárate (formación, mentoría, lo que haga falta) y da el primer paso.

Quedarte en el plano teórico, pensando y pensando, te puede ayudar hasta cierto punto; pero llega un momento en que tienes que hacer algo, tienes que arriesgarte y si te convence, sigues adelante, y si no, haces cambios.

Muchas personas dirán que no se pueden permitir hacer cambios o echarse para atrás, por eso uno de los pasos es analizar tu situación actual porque no siempre es el momento, a veces toca esperar un poco.

Lo que está claro es que si te lanzas tienes que hacerlo convencida y no renunciando casi antes de empezar. Siempre se dice que no hay mejor momento que ahora, a veces es cierto, pero otras veces, en mi opinión, es mejor ser precavida y esperar un poco. Pero no con los brazos cruzados, quejándote, sino dando pasos para hacer avanzar tu situación. Que tu situación sea algo temporal, no una excusa para no hacer lo que quieres.

Si esta es tu situación ahora, ¿por dónde vas a empezar?

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Tienes miedo a hablar en público? más claves para superarlo

¿Quién no se ha encontrado alguna vez en la difícil situación de tener que hablar en una boda, o en una presentación de un trabajo de fin de curso o incluso en la reunión de una asociación de vecinos? Situaciones cotidianas que en apariencia pueden parecer insignificantes y fáciles, pero que en realidad, son complicadas en aquellos que tienen dificultad para hablar en público.

Hablar en publico

Como ya os prometimos en el primer post, vamos a seguir dando algunas claves más para superar el miedo escénico a hablar en público:

6. Sé fuerte y constante. A partir de ahora vamos a pensar que todo se aprende y que con práctica y autoanálisis, podemos conseguirlo.

7. Dominar el tema a exponer. Para adquirir seguridad es importante preparar el tema. No demos confiar en : ya me saldrá o ya improvisaré. Si hemos ensayado y estudiado nuestra intervención, nos convertimos en expertos y por lo tanto estaremos mucho más seguros de nosotros mismos.

8. Preparar más material del que se necesite. Si hemos de hacer una presentación de diez minutos, por ejemplo, llevaremos material para treinta minutos. Añade información al power point.

9. Estúdiate las respuestas a posibles preguntas. Líderes corporativos y políticos utilizan esta estrategia sobre todo a la hora de reunirse con la prensa. Después de la conferencia, la rueda de prensa, la charla etc. se suele dejar un tiempo para el “turno de ruegos y preguntas”. Debes estar preparado para las cuestiones más complejas y/o polémicas.

10. Memorizar el principio de la presentación. En el inicio de nuestra exposición es donde se experimenta un mayor grado de ansiedad. Necesitamos una idea brillante para captar la atención de nuestra audiencia. Memorizarlo nos ayudará a relajarnos.

11. Céntrate en tu auditorio. No sólo debemos focalizar nuestra atención en nuestro aspecto físico o nuestras palabras. Si estamos pendientes de nosotros mismos el pánico y el nerviosismo aumentan. Recuerda que el público quiere sentirse partícipe, sentir que están formando parte.

12. Practica ejercicios de relajación. Son muy útiles. Respira de manera fuerte y pausada expulsando el aire lentamente. Haz ejercicios musculares: fruncir el ceño, cerrar puños, tensar piernas etc. y relaja poco a poco para disminuir el nivel de estrés.

13. Usa tus propios trucos. Ante síntomas de nerviosismo utilicemos técnicas para controlarlo. Por ejemplo, ¿dónde colocar las manos? Tenlas ocupadas con un bolígrafo, o rotulador o señala con el puntero. ¡Eso sí, pero no las metas en el bolsillo porque otorga sensación de inseguridad!

14. ¡Sé positivo! Retira de tus pensamientos frases como: no valgo para esto, no lo lograré, se van a reír de mi, no puedo…y cámbialos por: yo puedo, soy capaz, el público no es mi enemigo son personas como yo, lo haré bien…. Hará que te sientas mucho más capaz y seguro. No lo olvides.

¡Así que suerte y a por todas! Hablar en público es cuestión de práctica, práctica y más práctica. Nadie nació sabiendo ;)

Para concluir esta vivencia, os dejamos un enlace con una de las películas que con más acierto han abordado este tema:

El discurso del rey: bloqueo de Jorge VI:

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Como doy formar a mis ideas para ponerlas en práctica.

Seguro que te ha pasado más de una vez, tienes muchas ideas pero no sabes cómo darles forma para poder ponerlas en práctica y empezar a ver progresos y, al final, no avanzas con ninguna y te quedas como estás. ¿Qué puedes hacer para empezar a ver progresos y resultados?Activa tus ideas

La primera razón por la que te quedas bloqueada es la de siempre: exceso de información. En este caso, exceso de ideas. Esto es muy frecuente en personas creativas y en emprendedores a los que nos gusta aprender. Cada cosa nueva hace que se ilumine una bombillita y que te surjan ideas, aunque al final puede que tengas un montón de ideas pero que se te olviden o las dejes abandonadas.

La primera recomendación sería tener una libreta (o archivo en el ordenador o bloc de notas en el móvil) para apuntar esas ideas y que no queden en el olvido. Una libreta exclusiva para eso, así en cuanto se te ocurra algo lo dejas apuntado, y no solo ya no se te olvida, sino que te libera la cabeza. De hecho, apuntar las cosas es muy liberador y te lo recomiendo mucho. Importante que sea una libreta o archivo exclusivo para eso, que no tengas luego que romperte la cabeza pensando dónde habías apuntado esa idea que tuviste el otro día. Y si eres de apuntar en servilletas, pues lleva una carpeta donde guardarlas o hazles una foto con el móvil o usa una grabadora. La cuestión es tenerlas todas en un mismo sitio.

Si además estás inspirada y quieres desarrollarla un poco, mejor que mejor, luego es muy probable que no recuerdes bien por qué te pareció tan buena idea o qué hacer a partir de ella.

El segundo paso y otra de las razones por las que estás atascada es que quién mucho abarca, poco aprieta. Si tienes muchas ideas, no puedes centrarte en todas o no lograrás nada. Así que lo que toca ahora es hacer una selección de la (o las, pero un número limitado, ya deberías conocer tus límites) idea que vas a elegir para ponerla en práctica ya. Puedes incluso ir priorizando y ponerles una fecha a cada una. Por ejemplo, si te han surgido ideas para nuevos servicios o cursos para tu web determina cuándo querrías tener listo cada uno (aunque luego puedas modificar las fechas), eso te hará tener una idea más clara de por dónde empezar.

Hay cosas que son factibles en poco tiempo, otras requerirán más tiempo, esfuerzo u otros recursos. Algunas podrás hacerlas ahora y otras a lo mejor es más realista posponerlas. Por ejemplo, si tienes una lista de cursos a los que te gustaría apuntarte y todos te encantan y empiezan más o menos a la vez, piensa en el tiempo y energía que tienes. A mi apuntarme a zumba estando embarazada pues no me apetece mucho, lo dejo para después. Seguir con doblaje sí es factible, un curso online, también. Analiza todos tus recursos actuales: interés, energía, tiempo, dinero.

Una vez que hayas establecido tus prioridades y hayas elegido por dónde empezar gran parte del caos desaparecerá y te sentirás más centrada y motivada. Ahora es momento de pensar qué es lo que requiere exactamente esa idea. Hay personas que ya sólo sabiendo por donde empezar no necesitan más y son capaces de ir avanzando y viendo progresos. Pero quizá tu sigas algo bloqueado porque, aunque hayas elegido, no sabes cómo ponerlo en práctica. En ese caso esto es lo que puedes hacer:

  • Divídela en partes que, dependiendo de tu disponibilidad de tiempo, serán más o menos grandes. Por ejemplo, yo tengo una clienta con un trabajo intenso que además tiene muchos imprevistos, por tanto si sus objetivos son demasiados grandes no avanza porque no tiene tiempo para llevarlos a cabo. En su caso fue muy útil dividir cada proyecto en microtareas que pudiera llevar a cabo en los pequeños ratos que tenía entre imprevistos, y así sentía que avanzaba (y de hecho lo hacía, claro, pero muchas veces es igual de importante sentirlo que hacerlo).
  • Al igual que antes, si puedes pon una fecha estimada a cada parte y ordenalas por importancia. ¿Qué es lo que más hará avanzar a tu proyecto ahora mismo? Esa es tu prioridad.
  • Empieza por la primera y si ves que es demasiado es que no has calculado bien, así que vuelve a dividirla en pasos más pequeños.

La cuestión es que tienes que tener clarísimo qué tienes que hacer respecto a cada idea. Que veas tu lista de ideas y digas “esta para el mes que viene, esta la volveré a considerar más adelante, esta la empiezo ahora”. Así te despreocupas del resto hasta que toque. Y respecto a la elegida también tienes que tener clarísimo cuáles son los pasos a seguir, para que cuando te pongas a trabajar no tengas que pensar qué hacer o por dónde empezar, simplemente ponerte en marcha. Así es como verás avances y resultados. Y esto es aplicable tanto a tu negocio como a tu profesión y vida personal.

¿Qué parte vas a poner en práctica tu?

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Estamos desnutridos…

Recientemente una colaboradora, me comento una historia que os voy a relatar, en si misma es muy simple, pero entiendo, que encierra mucha de la pequeña sabiduría, que tanto necesitamos, para superar situaciones de crisis, como la que vivimos.

» En una población de centro áfrica, se instalaron dos científicos, interesados en conocer los hábitos de vida de la población autóctona y especialmente las características de su alimentación.

Históricamente este poblado ha padecido de grandes hambrunas, debido a su situación geográfica, enclavada en un microclima con grandes variaciones de condiciones metereológicas.

Poblado centroafricanoComenzaron su estudio en una escuela de primaria, en base a una pequeña muestra de veinticuatro niños, analizaron su estado físico y alimentario, casi la practica totalidad, exactamente veintidós de ellos, padecían anemia entre otras deficiencias, y solo dos mantenían unas condiciones físicas aceptables.

Prosiguiendo con el estudio analizaron en sus hogares, los hábitos de alimentación y las caractarísticas de los procedimientos de elaborar y conservar dichos alimentos.

Su alimento base es una pasta de cereal que se consume en sopa o seca.

La diferencia que localizaron en la alimentación, entre esos dos niños y el resto, era muy simple, sus madres añadían a esta pasta o sopa, elementos naturales que encontraban cerca de sus chozas; hiervas aromáticas, gusanos de tierra, pequeños insectos, hojas de arbolés,… »

Quizás no necesitemos buscar muy lejos para encontrar la solución a los problemas que nos rodean, tal vez solo consiste en buscar los condimentos adecuados que enriquezcan nuestro dia a dia..

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cómo saber por dónde empezar a priorizar.

¿Estás agobiada, saturada y aunque sabes que todo es cuestión de prioridades ya no sabes ni cuáles son las tuyas? Hay veces en que eres eficiente y productiva y no tienes problemas para sacar las cosas adelante. Otras veces estás tan saturada de tareas, o simplemente cansada que, aunque sepas cuáles son tus prioridades, qué es lo más importante, te cuesta ponerte en marcha. Todo normal. Pero también puede haber ocasiones en las que no solo tienes mucho que hacer sino que ni siquiera eres capaz de priorizar, todo te parece igual de importante y estás totalmente bloqueada.

Por donde empezar...

Una de las cosas que siempre recomiendo en situaciones de este tipo es preguntarte: “Si sólo pudiera hacer una cosa hoy, ¿cuál elegiría?” Es una pregunta muy efectiva, pero si aun así no eres capaz de decidirte o de ver por dónde empezar, hay varias cosas que puedes tener en cuenta:

1. Empieza por lo urgente e importante.

Ya mencioné la técnica de los cuatro cuadrantes (del libro “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas” de Stephen Covey), que consiste en dividir tus tareas en: importantes y urgentes, importantes no urgentes, urgentes no importantes y no importantes no urgentes. Y que el grupo fundamental es el segundo, porque si eres capaz de hacerte cargo de las cosas que son importantes antes de que sean urgentes, no te sentirás agobiada.

Pero en este caso en que ya lo estás, lo suyo es empezar por el 1º cuadrante, por todo aquello que sea importante y urgente. Así luego te podrás centrar en el resto. La cuestión es empezar para salir del bloqueo.

Otra de las dudas que te pueden surgir en este punto es qué es lo verdaderamente importante, sobre todo cuando hay otras personas involucradas. Recuerda entonces lo primordial: hacer lo que tu de verdad quieres hacer, no aquello a lo que te sientes obligada para complacer a los demás. ¿Qué es lo verdaderamente importante? Lo que es importante para ti, coincida o no con lo que quieran los demás (sí, ya lo sé, no es nada fácil…)

2. Empieza por lo que te vaya a generar mayores beneficios o mejores resultados.

Por ejemplo, si tienes tu propio negocio, ¿qué acción supondría un mayor beneficio para tu negocio ahora mismo? ¿Actualizar las redes sociales, contactar con antiguos clientes para ofrecerles algo nuevo, leer blogs de competidores? Ya sabes la respuesta, empieza por ahí.

Que eres una profesional, ¿qué actividad te va a reportar más o mejores resultados ahora mismo? Recuerda la ley de Pareto, el 80% de tus resultados vienen determinados por el 20% de tus acciones. Céntrate en esas acciones. Y no me vengas con excusas, ya sabes cuáles son, normalmente las que vas posponiendo…

3. A veces necesitas algo visual porque pensando ya no llegas  más lejos.

Entonces puedes probar esto: apunta cada tarea que tengas que hacer en un papel y ponlos todos delante de ti. Coge dos y decide cuál de ellos es más importante ahora mismo, y repite el proceso hasta que hayas descartado la mayoría. La cuestión es hacer algo que te saque del bloqueo.

Una vez tengas claras tus prioridades te será más fácil empezar y salir de dicho bloqueo. Así que elige una de las técnicas, la que mejor se adapte ahora mismo a tus circunstancias y ponte en marcha.

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Como consegui ser mas Eficiente…

A veces una sola frase sirve para darle la vuelta a cómo haces las cosas o para probar algo que habías desestimado previamente. Eso me ha pasado leyendo uno de los capítulos de un libro que te recomiendo mucho (creo que sólo está en inglés): “Time Warrior” de Steve Chandler.

Como ser mas eficiente esta semanaComo muchas personas yo soy de las llamadas “multitarea”, siempre hago varias cosas a la vez. Primero, porque me aburro si solo estoy implicada en un proyecto, pero aparte porque siempre he pensado que soy muy eficiente y aprovecho bien el tiempo cuando hago varias cosas a la vez (son dos cosas diferentes, en todo caso, el involucrarte en varios proyectos y el hacer varias cosas al mismo tiempo). De hecho, sí soy eficiente y rápida haciendo varias cosas a la vez, por ejemplo, aprovecho el tiempo en que se carga una web para abrir un archivo; el tiempo en que actualizo redes para escuchar teleclases, etc. Siempre estoy haciendo varias cosas a la vez, hasta ahora sin estrés y con buenos resultados porque tengo muy claros mis límites.

Eso sí, aunque me considero una persona eficiente y productiva, siempre estoy leyendo sobre nuevas técnicas o formas de pensar para seguir aprendiendo y mejorando y para ayudar más a mis clientes. En este caso es una técnica sencilla pero que ha supuesto un cambio sustancial en mi productividad y te recomiendo que leas el capítulo entero del libro donde está muy bien razonada.

La técnica consiste “simplemente” (porque de fácil tiene poco) en centrarte al 100% en una sola cosa a la vez por pequeña que sea. Esto es aplicable a nivel personal y profesional. Es decir que si estás viendo un vídeo, solo ves el vídeo. Si estás escribiendo un mensaje, solo escribes el mensaje; si bebes agua, bebes agua y hasta que no terminas no pasas a otra cosa. Justo lo contrario de beber agua con una mano mientras tecleas el mensaje con la otra y miras de reojo partes del vídeo…

La cuestión es que leyendo este capítulo me invadió una gran tranquilidad al pensar en centrarme justamente en eso, en una sola cosa a la vez. Sólo con leerlo desapareció esa sensación de prisa interna que muchas tenemos y que nos impide centrarnos en lo que estamos haciendo sin pensar o hacer otras cosas a la vez. ¿Te suena? Sensación de prisa interna que contribuye mucho a tu estrés si no la tienes bajo control, todo hay que decirlo (e incluso si crees que la tienes bajo control).

Esto no es nada nuevo y seguro que lo has leído antes, como yo misma, pero en ese momento quizá por la forma en que está escrito el libro o porque era el momento adecuado, aunque me pareció al principio medio imposible y una pérdida de tiempo (para qué voy a esperar a “beber agua” si puedo hacer tres cosas a la vez y adelantar), decidí probarlo. Y el resultado me ha sorprendido mucho. Acabé en un día lo que me habría llevado varios, solo digo eso.

Simplemente me obligué a hacer lo que estaba haciendo y nada más y, al acabar, pasar a lo siguiente, fuera lo que fuera (las prioridades las tenía ya establecidas). Eso sí, tuve que controlarme para no hacer otras cosas a la vez, pero mereció mucho la pena. Por ejemplo, cuando decido contestar emails, voy uno por uno y hago lo que tenga que hacer (programar una sesión, contestarlo, eliminarlo, lo que sea), y hasta que no he acabado con uno no paso al siguiente o a la siguiente tarea. Que se me viene a la mente algo que podría colgar en Twitter, en vez de hacerlo inmediatamente y dejar lo otro a medias, espero.

¡Y mira que es difícil esperar! Pero es fundamental para reacostumbrarnos a la calma y la paciencia. Que me llega un whatsapp en el proceso, no lo miro hasta que no haya acabado, aunque piense que va a ser solo un momento. En realidad no lo sabes, porque puedes perder la concentración, acordarte de otras cosas y se acabó la productividad. Cuando estás totalmente concentrada terminas las cosas antes y, aunque como yo, pienses que en realidad las terminarías antes si haces tres a la vez, te equivocas, porque haciendo varias cosas a la vez no estás igual de concentrada que cuando solo haces una y que no tienes que perder el tiempo en reconcentrarte cuando te distraes.

Además, cuando te centras en algo al 100% te surgen ideas que podrías haber perdido si estás pensando en otras cosas (por ejemplo cuando escuchas lecciones mientras escribes…). Te aseguro que el resultado es impresionante. Quédate con esto:

“Una hora de tiempo sin interrupciones vale más que tres con interrupciones”

Así que aquí está la técnica que más me ha ayudado esta semana. Mi recomendación: no la subestimes o la pases por alto, ese es uno de los mayores errores que cometemos, que no probamos y no mejoramos. No digo que vaya a funcionar para ti, pero si a mi que ya soy eficiente y una “multitarea” nata me ha ayudado, creo que merece la pena probarla : )

Haz la prueba  durante un día al menos, aunque te cueste (tendrás que obligarte porque estás acostumbrada a hacer mil cosas a la vez), merece la pena, acabas más cosas y terminar tareas genera una sensación  inmensa de bienestar y realización, estarás más relajada, calmada y más centrada. ¿Quién da más?

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La tormenta de ideas… consejos para gestionarla.

A pesar de que el termino tormenta de ideas o brainstorming, está altamente popularizado y es conocido por una gran mayoría, también es la técnica de creatividad que peor se utiliza o que menos resultados suele dar. Todos alguna vez nos hemos sentido frustrados al intentar generar ideas creativas en una sesión y que el resultado no fuera el esperado.

Tormenta de ideas

Esto es debido a su propia sencillez y a que no es una técnica provocativa, es decir, no está basada en ninguna distorsión del reto o foco planteado, sino que se basa en el estímulo recíproco de las ideas expresadas por los participantes. Es una técnica fácil de usar, pero no acaba de funcionar en grupos poco entrenados y que carecen de un facilitador de ideas.

Este artículo recoge  7 claves para que tu sesión de generación de ideas sea más productiva. Están divididas en diferentes categorías. Son las siguientes:

Foco creativo

1. Define bien tu foco creativo. Es importante saber qué queremos conseguir o cuál es realmente nuestro problema. Muchas veces confundimos el síntoma con el origen del problema y eso hace imposible su resolución. Definir nuestro foco nos ayuda, como bien expresa la palabra, a enfocar lo que queremos exactamente y no abrirlo o cerrarlo demasiado, contaminando así nuestro objetivo.

2. A veces lo creativo es el propio foco. No tengas miedo de dedicarle tiempo a saber cómo enfocar lo que quieres conseguir, ya que ahí está la clave para una buena generación de ideas. Lincoln decía: “Dame 6 horas para talar un árbol y pasaré las primeras 4 horas afilando el hacha”. Hay que tener en cuenta que encontrar un buen foco no es fácil y que a veces lo creativo está en el propio foco, así que vale la pena dedicarle tiempo.

Equipo

3. Crea un equipo heterogéneo. Un error muy habitual en una sesión de brainstorming es hacerla con los propios compañeros de departamento. En la mayoría de los casos, esos compañeros tienen un perfil similar al nuestro y, por tanto, piensan de forma parecida a la nuestra. Por ello lo mejor es crear un equipo con perfiles diferentes, cuanto más diferentes mejor, ya que así nos darán perspectivas muy dispares y será la materia prima para que nuestra “tormenta de ideas” tenga éxito.

4. Invita a personas externas. Contar con pensamientos ajenos a la organización nos puede servir para “des-condicionar” ciertas ideas y nutrirnos de nuevos enfoques. Las personas ajenas a un problema pueden acelerar el proceso creativo del mismo.

Entorno

5. Nunca hagas brainstorming en la oficina. La oficina, incluso la misma empresa, son disuasorias de ideas. Y no porque sean mejores o peores, por su diseño o su ambiente, sino porque son lugares donde pasamos la mayor parte del tiempo. La rutina, por tanto, se ha apoderado de ellos y no facilita nada el proceso creativo. Para que el proceso creativo fluya, lo mejor es alejarse por un tiempo de allí y de todo lo que nos recuerde a nuestra rutina diaria.

6. Busca un entorno especial. Si hemos salido de la oficina es para buscar un lugar diferente, especial. La naturaleza puede ser una buena opción. Al fin y al cabo provenimos de ella, por lo que es fácil sentirse cómodo allí. Si no es posible acceder a ella, tenemos opciones más fáciles como la de un simple café o un entorno diferente y estimulante donde comprobemos que las ideas fluyen.

Clima

7. La diversión promueve los buenos resultados. El humor y la creatividad comparten procesos mentales. Eso quiere decir que de una buena broma o de un chiste puede surgir la idea de nuestra vida. Los bares son testigos de ello. Si esto es así, ¿por qué no promover el humor en una generación de ideas? Las sesiones de brainstorming con corbata (y en la oficina) no suelen funcionar, ¿por qué será? Ahora ya sabemos porqué.

Atrévete a experimentar, ….

Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios