¿Tienes miedo a hablar en público? últimas claves para superarlo

Es muy frecuente que dominados por la presión, sintamos miedo de quedarnos en blanco, sin saber qué decir ni como continuar, como si no supiéramos de qué estamos hablando ni el orden ni la estructura de aquello que queríamos contar.

HAblar en publicoNos encontramos frente al consejo de administración de nuestra empresa, ante un tribunal de oposiciones, un auditorio de una universidad importante y de repente no sabemos por donde salir. Somos víctimas de un bloqueo.

Previamente hemos estudiado el tema, estamos muy documentados, además lo hemos investigado en profundidad y nos hemos adelantado a posibles preguntas del público, y hemos decidido incluir cifras interesantes (mejor pocas). Parece todo controlado pero con el micrófono delante y muchas miradas pendientes de nosotros nos sentimos incapaces de empezar a contar nuestro discurso.

La mala noticia es que estamos siendo presas del pánico.

La buena, es complemente normal que nos suceda. Los nervios nos ponen en alerta, funcionan como un mecanismo defensa que nos dice “hazlo bien, no te puedes relajar”.

Este temor al olvido en bloque de todo nuestro discurso tiene solución con ciertas técnicas:

No memorices todo tu exposición punto a punto. Es preferible retener las 4-5 palabras clave y las ideas esenciales que quieras desarrollar, resulta mucho más fácil que aprenderse largos párrafos.

Usa fichas o notas de apoyo. Si optas por folios, enuméralos, mejor que graparlos, así podrás manejarlos más cómodamente. Ensaya varias veces la presentación con las fichas, no con los folios completamente redactados porque ese será el material que uses en tu intervención.

Estructura minuciosamente lo que quieres decir: inicio, desarrollo, final y conclusiones. Ese guión con frases cortas, las palabras claves debe contener las ideas básicas para al presentar tu tema. Así evitarás olvidos y desorganizaciones.

Ensaya primero ante el espejo y/o grábate en vídeo. Así te oirás una y otra vez y sabrás con antelación que es lo que va a continuación, paso a paso. Olvida las vergüenzas y no seas tu propio enemigo porque se trata de dar lo mejor de ti el día de la presentación.
Ensaya después con colegas o compañeros. Pregúntales sus impresiones, requiere su sinceridad, apela a su sentido crítico.

Habla con otras personas del tema que vas a exponer. Es la mejor manera de interiorizarlo, lo llevaras en tus pensamientos hasta el “Dia D”. Así conseguirás expresividad y relajación porque notarás que dominas el tema, que eres el mejor en eso y se lo puedes contar a los demás como si fueran tus amigos.

Bebe agua antes de empezar. Mitiga la sensación de miedo escénico, reduce la boca seca, y te hidrata. Llévate una botella siempre a mano o pídesela al anfitrión.

Establece contacto visual con toda tu audiencia antes de empezar. Mira a ambos lados de la sala, de principio a fin, de izquiera a derecha y varias veces. Cuando comiences a hablar “serán menos desconocidos”. Si sabes de alguien que vaya a verte, salúdalo antes, habla con el un poco y te “sentirás menos solo”.

Esperamos que con estos sencillos trucos os resulte más sencillo superar el bloqueo.

Muchas gracias, Un abrazo, buenas noches y que vuestros deseos se cumplan…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *